• SEMAFCOMUNICADOS nº 2015-302-03-2015PDF
    MENTIRAS ARRIESGADAS

    Dicen estos tipos que SEMAF no ha asistido al juicio sobre la demanda del SF a la que se adhirió CGT y que se ha modificado la misma para que los contratos por obra y servicio de los últimos maquinistas incorporados al Grupo Renfe se conviertan en indefinidos.

    • Mienten en ambas cuestiones: SEMAF sí estuvo presente en el juicio. Y la demanda, efectivamente, fue modificada, pero sólo para eliminar la parte en la que se solicitaba sanción al Grupo Renfe en base a la infracción cometida. Es decir, siguen pidiendo que los contratados sean despedidos, pero ahora sin solicitar ninguna sanción para el Grupo Renfe, como se recoge en el acta de conciliación sin avenencia y juicio que publicamos junto con este Comunicado.

      Piden explicaciones sobre un artículo de Vozpópuli.com sobre el alquiler de un piso en Parla en el que se acusa de que dirigentes de SEMAF alquilan dicho inmueble al Grupo RENFE.

      Pueden obtener todas las respuestas de manera sencilla: leyendo el artículo del mismo medio en el que se rectifica dicha información, dado que era falsa, o bien acudiendo al Registro de la Propiedad, que es público, y contrastando si dicha propiedad está inscrita a nombre de alguno de los miembros de la Comisión Ejecutiva de SEMAF, donde comprobarán que no es así.

      Piden explicaciones por demandas y autos presentados por ellos mismos y por el SF, dando por sentado que el mero hecho de formular una denuncia convierte en culpable al destinatario de la misma, cuando bien pudiera ser que el hecho de presentarlas sea una mera estrategia de cara a la galería para intentar dotar de una apariencia de veracidad a cuestiones que saben que son falsas.

      Porque lo cierto es que la culpabilidad la determinan los órganos jurisdiccionales correspondientes. Por ejemplo, cuando SEMAF ha dicho en otras ocasiones que las actuaciones y los comunicados de CGT atentaban contra el honor de las personas por proferir insultos y contener falsedades, se ha visto ratificado por los tribunales con sentencias que no dejan lugar a la duda, al recoger que CGT cometió intromisión ilegítima en el honor debido a imputaciones y manifestaciones difundidas en su página web que lesionan la dignidad del demandante, siendo condenada a cesar en tal actuación, a difundir la sentencia, a abonar una indemnización y a asumir las costas del proceso.

      Dicen que hemos difamado a una persona, y mienten también, porque nosotros nos hemos limitado a publicar literalmente las declaraciones con que la propia CGT argumentó la defensa de dicha persona en el medio que le acusaba. Nosotros no acusamos a esa persona, ni validamos los argumentos de una información publicada por un medio, entendemos que con una clara intencionalidad; simplemente, mostramos la doble moral que aplica CGT en función de quién sea el acusado en las informaciones que publican los medios, con independencia de que sea sobradamente conocida la falsedad de las acusaciones.

      Es sencillo establecer vínculos entre lo que se conoce y lo que publican los medios, entre las actuaciones individuales de las personas y las organizaciones sindicales, pero es un juego peligroso atribuir a una organización o a sus dirigentes la responsabilidad de todo lo que haga cualquier persona por el hecho de que exista alguna relación con la misma, o atribuirles complots corruptos organizados por el mero hecho de que existan personas que desarrollen legítimamente actividades en su ámbito estrictamente privado.

      Si todos actuásemos como lo hace CGT, quizá podríamos haber relacionado a esta organización y a sus dirigentes, por la relación existente entre el sindicato y la persona implicada, en el famoso caso de actuación usurera que tuvo lugar recientemente en Vallecas y haber montado un titular verdaderamente sensacionalista, por más que la extrapolación al sindicato y a sus dirigentes de la responsabilidad por el contenido de la información sea falso, del estilo siguiente:

      "La CGT y sus dirigentes, que se presentan ante la sociedad como una de las organizaciones proactivas en la acción antidesahucio, dejan en la puta calle a una anciana de 85 años por no devolverles un crédito en condiciones leoninas, apropiándose de su vivienda. No sabemos si el movimiento okupa en el que esta involucrada la CGT ha virado ahora hacia la okupación definitiva y "legal" de las viviendas de los ciudadanos más humildes a través de la práctica de la usura." Este titular queda espectacular para acusar a CGT y sus dirigentes aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, pero no por ello deja de ser falso, y por eso SEMAF no lo publica en sus comunicados cuando ocurre el hecho.

      También podríamos hacernos eco de otras informaciones publicadas en distintos medios de comunicación que hacen referencia a la existencia de destacados activistas de grupos pronazis a los que la CGT no sólo ha presentado en sus listas para que representen a los trabajadores y los ha mantenido en las mismas pese a conocer sus antecedentes y actividades, sino que incluso les ha situado en cargos de responsabilidad en los órganos representativos de las empresas.

      Haciendo una extrapolación del tipo de las que practica CGT, cualquiera podría publicar que la CGT y sus dirigentes son unos usureros, o que son todos activistas pronazis, aún teniendo la certeza de que sea falso, pero esa actuación no sería correcta, ni éticamente admisible. Probablemente no compartan esta práctica cuando se les aplica a ellos, pero su doble moral les empuja a aplicarla cuando se trata de los demás. Por eso tienen razón en que todos no somos iguales. Por eso calificamos sus actuaciones como rastreras, mezquinas, ruines y miserables. Y por eso emprenderemos, una vez más, las acciones legales pertinentes.

  • RENFE-OPCARTAS ABIERTAS nº 2015-127-02-2015PDF
    Tú mueves el tren

    El próximo día 3 de marzo tendrán lugar las elecciones sindicales en el Grupo Renfe, unas elecciones en las que deberemos elegir quiénes nos van a representar durante los próximos cuatro años y, por lo tanto, qué sindicato puede atender en mayor medida nuestras expectativas en el plano laboral. Tú mueves el tren, y ese tren es SEMAF, pero para que pueda desarrollar su máxima potencia, debe alimentarse con los votos de todo el personal de conducción. Es un tren construido por maquinistas para maquinistas y la aportación de cada uno de nosotros es imprescindible. VOTA SEMAF

  • SEMAFCOMUNICADOS nº 2015-227-02-2015PDF
    ¡DIFAMA, QUE ALGO QUEDA!

    Teníamos el firme propósito de evitar cualquier tipo de confrontación con el resto de organizaciones sindicales, y así lo hemos hecho desde hace tiempo hasta ahora, discrepando, desde el respeto más absoluto, de muchas de las propuestas y planteamientos de los demás y sintiéndonos recíprocamente respetados, desde esa misma discrepancia hacia nosotros, sólo por algunos.

    • Somos conscientes, además, de que la provocación es un recurso recurrente utilizado siempre por los mismos, buscando en las respuestas que les dedicamos unos u otros la publicidad que por sí mismos son incapaces de conseguir, pero todo tiene un límite y, una vez más, los de siempre lo han rebasado.

      No es difícil recordar campañas anteriores en las que CGT ha utilizado exactamente la misma "estrategia". Y tampoco será la primera vez en la que CGT se vea luego condenada en los tribunales de justicia por publicar insultos y acusaciones, a sabiendas de que no son ciertas, contra personas relacionadas con SEMAF. Lo asumen sin problemas, porque lo importante es intentar sembrar la duda cuando se aproximan las elecciones sindicales y, como no tienen vergüenza ni dignidad, el varapalo jurídico y económico que reciben de los tribunales lo consideran bien empleado, sin que, por supuesto, les lleve a depurar ningún tipo de responsabilidades por ello.

      En los últimos meses, han vertido diversas acusaciones contra SEMAF y sus dirigentes, bien dejando en el aire preguntas que no contestan porque conocen las respuestas y éstas no satisfacen sus objetivos, bien directamente afirmando, de una u otra manera, que se está llevando a cabo un saqueo escandaloso, sin que hasta la fecha hayan podido demostrar la sustracción de un solo euro, o bien definiendo como corrupción el hecho de que afiliados de SEMAF dispongan de patrimonio propio o realicen actividades al margen del ferrocarril.

      Sin embargo, pocos meses atrás, su percepción en esta materia parecía muy diferente, a tenor de sus manifestaciones respecto a la publicación de un artículo sobre quien fuera Secretario General de CGT, en el que se intentaba evidenciar la posible incoherencia existente entre el mensaje predicado por el sindicato contra la especulación inmobiliaria y la actuación personal de su líder, así como una velada, por no decir directa, acusación de actuación corrupta en la adquisición de patrimonio, que no reproducimos por considerar que no debemos caer en la bajeza de pagar con la misma moneda, sembrando gratuitamente dudas sobre la honestidad de las personas, salvo prueba en contrario.

       

       

      Esa publicación explicaba que esta persona acumuló en sólo once años, y citamos literalmente lo publicado, "un patrimonio inmobiliario valorado en casi cinco millones de euros e integrado por 16 bienes inmuebles, de los que cinco son viviendas en pleno centro de Madrid."

      Las declaraciones textuales de la CGT en dicho artículo fueron las siguientes:

      "Todo es perfectamente justificable porque (...) estaba casado en gananciales con una profesional cuyas remuneraciones deben ser importantes. El patrimonio responde a esa situación, porque está claro que con el sueldo de un ferroviario no se puede tener ese inmobiliario."

      "Como comprenderá, hay asuntos que pertenecen a la esfera privada de cada uno: no se puede imponer a nadie con quién se casa. Pero (...) era absolutamente coherente y más, y sigue siendo un referente en el mundo sindical de este país". "Otra cosa es que fuera él quien estuviera en esa empresa, pero hablamos de algo estrictamente privado donde no hay vasos comunicantes."

      A pesar de la gravedad de las acusaciones vertidas en la publicación, no hubo una sola organización sindical que se hiciese eco de las mismas o que acusase a la CGT y a todos sus dirigentes de corruptos, ladrones, traidores o calificativos similares, por el mero hecho de que alguien perteneciente a CGT, aunque fuese su Secretario General, dispusiese a título privado de determinados bienes o realizase algún tipo de actividad, por más que la cantidad fuese ciertamente relevante.

      Dicen en una de las coletillas de sus comunicados que no todos los sindicatos somos iguales, y efectivamente es así. Probablemente sea lo único cierto que recogen sus panfletos. Hablan de honestidad, de ética... ¿Qué tal de doble moral?

      Esa doble moral que es su sello de identidad: ponerse muy dignos y afectados cuando se sienten atacados y llenarse de mierda hasta el cuello sin ningún rubor cuando deciden ser ellos los que calumnian cada día a los demás.

      Sus actuaciones, por sí mismas, les califican. Son rastreros, mezquinos, ruines y miserables.

      Por supuesto, SEMAF y sus dirigentes, ninguno de los cuales realiza actividad mercantil alguna relacionada con el ferrocarril, emprenderán las acciones legales que estimen pertinentes contra CGT y sus responsables, pues es de todo punto inaceptable que actuaciones como las suyas queden impunes.

  • SEMAFCOMUNICADOS nº 2015-126-02-2015PDF
    CGT Y SF ¿SON LO QUE SON O LO QUE QUIEREN SER?

    Estamos asistiendo a una campaña verdaderamente esperpéntica por parte de estos dos sindicatos que, a la vista del escaso respaldo que estiman que van a recibir de los trabajadores, han adoptado conjuntamente la estrategia de "enmerdar" todo, aprovechando que es gratis, para ver si pescan algo en el lodazal.

    • Su campaña está absolutamente vacía de contenidos: no ofrecen nada real, nada concreto; muchas nubes, mucho humo, mucho ruido, mucho..., pero como no han hecho más que eso durante cuatro años, no pueden explicar que hayan conseguido ningún objetivo, ni acordado ninguna reivindicación de los trabajadores, ni mejorado su situación, ni resuelto ningún problema, ni garantizado ningún derecho... NADA, CERO ABSOLUTO.

      Parece que esta percepción no es sólo nuestra, sino que los ferroviarios también son conscientes de ello, y claro, les ha entrado el pánico a que el voto de los ferroviarios sea masivo, porque como ellos son los que son y no consiguen convencer a nadie, si la participación sube su representatividad baja.

      Por eso han inciado campañas conjuntas contra el voto por correo, que es un procedimiento de voto institucionalizado en todo tipo de elección que facilita la participación de todos los electores y, particularmente, en nuestro caso, la de aquellos como los maquinistas que no disfrutan de las dos horas que facilita la empresa dentro de la jornada laboral para ejercer el voto. Parece que no quieren que voten.

      Su "afecto" por nuestro Colectivo también es visible en la demanda del SF, a la que se ha adherido CGT, por la contratación de los 52 maquinistas que se incorporaron recientemente al Grupo Renfe. Puestos a demandar, podrían haber optado por solicitar que sus contratos de obra y servicio se convirtiesen en indefinidos, que es lo que vamos a exigir nosotros y, sin duda, lo vamos a conseguir; pero no ha sido así, lo que han solicitado es que los despidan, así de claro y sin matices. Dicho en términos coloquiales: ¡A la puta calle!

      También coincide su estrategia, aunque en este caso sea en el único en el que lo hacen en competencia directa entre ellos, en contar quién se reúne más veces con Podemos y quien escribe más veces el término casta en sus comunicados, o hace mayor número de referencias a las poltronas del resto de sindicalistas, aunque resulte ciertamente paradójico que lo hagan cuando quienes lideran ambas formaciones sindicales sean, precisamente, los dos liberados de mayor antigüedad del Grupo Renfe, de Adif o de cualquier otra empresa ferroviaria española y parte del extranjero.

  • RENFE-OPSEMAF INFORMA nº 2015-124-02-2015PDF
    Nueva App para FuenDocu

  •  


     
      © SEMAF